¿Sufre usted del síndrome de compra de equipo? La opinión común es que el equipamiento nuevo siempre le va a ayudar a mejorar y producir trabajos más finos. Usted puede comprar el equipamiento más caro del mercado, pero esa sensación de necesitar más va a seguir acompañándole. Con este artículo esperamos acallar sus peores miedos y aclarar algunos de sus malentendidos. La importante cuestión que queremos contestar es la siguiente: ¿Es el equipamiento importante en la fotografía de stock? Independientemente de sus antecedentes y de su nivel de experiencia, ¿cree que su equipamiento influye en su trabajo? Empecemos con los resultados de una reciente prueba: Basándonos en este corto experimento, parece que su habilidad de comunicarse con los modelos y darles instrucciones para componer imágenes que cuentan historias prevalece sobre cualquier equipamiento profesional que pueda tener. Las cámaras usadas en este experimento fueron la Canon 50 Mark IV y la Canon Rebel t3i. La primera se vende por 2.800 € (si la compra junto con la lente, unos 4.260 € ) y la segunda cuesta menos de 425 € . Lo más chocante de este experimento fue que no se podía decir gran cosa sobre la calidad de las fotografías, pero lo que era evidente era que la dirección artística influye enormemente en que el resultado fuera bueno o no.   ¿Es la equipación importante en la fotografía de stock? Es un error común pensar que para tener éxito en la fotografía de stock es esencial contar con equipo de alta gama. En ciertas circunstancias esto podría ser cierto. Por ejemplo, si necesita imágenes de muy alta resolución para grandes vallas o para revistas impresas. Equipamiento de calidad es crucial también en sesiones fotográficas específicas, como por ejemplo de deportes o de vida silvestre. Las 5 principales cámaras usadas por nuestros fotógrafos Basándonos en nuestras estadísticas de EXIF, hemos podido recopilar datos sobre las marcas y modelos de cámara más populares. Puesto que hemos establecido que el equipamiento necesario depende de su especialidad de fotografía, echemos un vistazo a algunas de las soluciones "universales" utilizadas por los fotógrafos de stock. No, esto no va a ser una discusión sin fin sobre la legendaria rivalidad entre Canon y Nikon. Nuestros datos y nuestros contribuidores han escogido a los ganadores. *Todos los precios indicados corresponden a la cámara sin la lente 1.Canon EOS 5D Mark II Canon anunció su lanzamiento en el 2008, y por alguna razón la cámara siguió siendo la elección más popular de los fotógrafos en el 2017. Esta categoría de cámaras de Canon fue la primera con un cuerpo más compacto. Las opciones y las resoluciones de esta cámara la convierten en una inversión muy rentable en el tiempo. La cámara tiene 21 mega pixeles, vídeo de 1080p, opción en tiempo real y una mayor capacidad de batería. Beneficios: Los fotógrafos elogian a esta cámara por la calidad de las fotos y por su excelente rendimiento. También es estupenda para grabar vídeos, siendo la primera cámara SLR capaz de grabar vídeo en HD. Inconvenientes: No tiene flash integrado, algo que es crucial para algunos fotógrafos. No tiene control inalámbrico integrado y tiene una medición puntual grande. Precio de venta:1.875 € 2.Canon EOS 5D Mark III Puede que note las similitudes del diseño al de la cámara Canon EOS 7D. También ha sido comparada frecuentemente a la Nikon 36MP D800, lo que se convirtió en un tópico de discusión durante la época de su lanzamiento. Para aquellos que son fieles a Canon, la 5D Mark III podría ser la actualización que todos esperaban de la 5D Mark II. La Canon EOS 5D Mark III es un modelo completamente nuevo, con actualizaciones y mejoras en los sistemas principales. Pequeños ajustes en la cámara, como las ranuras duales para tarjetas CF y SD, un modo de exposición fijo y un botón de vista previa son las pequeñas cosas que realmente marcan la diferencia. Beneficios: Un mejor rendimiento en comparación con la cámara 5D Mark II. Excelente y consistente calidad de imágenes y vídeo. Inconvenientes: Fotos en formato JPEG tomadas con ISO bajo no tienen la calidad esperada. Precio de venta:2.550 € 3. Canon EOS 6D Hablando de rentabilidad, la Canon EOS 6D fue alabada por tener DSLR full frame a un precio razonable. Lo que captó la atención de muchos fotógrafos fue el bajo precio para una cámara tan avanzada. Es un modelo cercano a la cámara EOS 60 en cuanto a dimensiones y distribución. Las características más distinguidas son un mecanismo de cierre de obturador más silencioso, Wi-Fi y GPS integrados y una sensibilidad de enfoque en poca luz mejorada. Beneficios: El sensor full-frame produce alta calidad de fotografía y de vídeo. Muy bien diseñada y ligera. Inconvenientes: A pesar de las estupendas adiciones y características de esta cámara, no tiene algunas de las características básicas, como ranuras múltiples para tarjetas de memoria y flash integrado. Precio de venta:1.450 € 4.Nikon D800 La característica más notable de esta cámara es un nuevo sensor con 36,8 millones de pixeles. También es conocida por ser la Nikon con la resolución DSLR más alta, doblando el número de pixeles de las cámaras D4. Es una cámara preferida por profesionales que usan el estudio a menudo o por los que se dedican mayormente a la fotografía de paisajes. Nikon cogió algunas de las características y ventajas de la cámara Canon EOS 5D Mark II (específicamente el rendimiento del vídeo) y creó su propia versión de un modelo de alto rendimiento. Beneficios: Excelente calidad de vídeos y fotos. Velocidad mejorada y notable. Inconvenientes: Una de las quejas más frecuentes es que la vida de la batería debería ser más larga. Precio de venta:2.560 € 5.Nikon D7000 La cámara Nikon D7000 es más eficiente que sus predecesoras, la D90 y las D300. El diseño de la carcasa es ligeramente diferente a otros modelos. Está fabricada con una aleación de magnesio y tiene una capa de goma más gruesa, para dar mejor agarre. Esta cámara además ofrece la segunda mayor resolución de todas las cámaras Nikon DSLR. Tiene un nuevo sensor CMOS con más pixeles. Los sistemas de medición son nuevos y mucho más modernos que los de las cámaras D90. Beneficios: Estupendo visor, excelente rendimiento y pequeñas adiciones, como la doble ranura compatible para tarjetas SDXC. Diseño mejorado y precio relativamente bajo. Inconvenientes: No tiene vídeo 1080/30p. Precio de venta: 1.000 € Podemos decir que si usted quiere invertir seriamente sus esfuerzos en la fotografía de stock, estas cámaras son buenas opciones. Tenga en cuenta que si quiere hacer cambios radicales en su equipo, la lente es más importante que la propia cámara. Lea nuestros artículos de revisión de equipo para aprender más sobre equipos fotográficos y otros complementos para fotógrafos. El original Depositphotos – es una plataforma comercial que pone en contacto a autores de fotos, gráficos, vectores y vídeos de stock de alta calidad con compradores apreciativos. Gracias a los esfuerzos de talentosos profesionales de todo el mundo y de nuestras soluciones técnicas de alta gama, hemos podido construir un sitio perfecto para casar a la creatividad con los negocios.

Qué hay que mirar al comprar una cámara fotográfica para asegurarnos de que va a tener las tecnologías de los próximos años

¿Cómo es una cámara fotográfica resistente al futuro?
Un apunte que me parece importante antes de seguir adelante, y que seguro que muchos de vosotros ya conocéis: los tres componentes que tienen un impacto directo en la calidad de las imágenes que obtenemos con una cámara de fotos son la óptica, el sensor y el motor de procesado. De hecho, su cooperación es tan íntima que con frecuencia no es sencillo delimitar en qué medida contribuye cada uno de ellos al resultado final. Aun así es interesante reparar en el hecho de que dos de ellos son elementos de naturaleza electrónica, y, por tanto, susceptibles de verse arrollados por esa vorágine de desarrollo tecnológico constante a la que nos tienen acostumbrados otros dispositivos de electrónica de consumo.

Su corazón debe ser un sensor de alta sensibilidad y bajo ruido
Los megapíxeles quedan fuera de nuestra discusión por una razón de peso: la mayor parte de las cámaras del mercado excede la resolución que necesitamos los aficionados a la fotografía que solo imprimimos nuestras instantáneas ocasionalmente. O nunca. Podemos ilustrar esta situación de una forma muy sencilla. Si utilizamos un televisor con panel 4K UHD para ver nuestras fotografías, que es un escenario de uso bastante realista hoy en día, nos basta que nuestra cámara tenga una resolución de 8 Megapíxeles (3.840 x 2.160 píxeles = 8.294.400 píxeles ≈ 8 Megapíxeles) para disfrutar nuestras capturas de una forma satisfactoria. La mayor parte de las cámaras, al menos las de cierta calidad, cuenta con sensores que exceden esta resolución, por lo que incluso podemos imprimir nuestras fotografías en soportes de cierto tamaño sin que su calidad se resienta.

Los fabricantes parecen ser conscientes de que los usuarios ya no nos dejamos engatusar por la resolución porque sabemos que nuestras necesidades en este terreno están colmadas desde hace años, por lo que se están esforzando para afinar dos parámetros de los sensores en los que aún tienen margen de mejora: la sensibilidad y el ruido. Cuando la luz, que es la auténtica materia prima de nuestras fotografías, abunda es relativamente sencillo para una cámara moderna ofrecernos un resultado logrado. Sin embargo, cuando la luz escasea el nivel de detalle puede verse seriamente dañado y el ruido puede incrementarse sensiblemente, arruinando nuestras tomas.

Afortunadamente, la «guerra del megapíxel» fue superada hace tiempo. El reto ahora pasa por incrementar la sensibilidad y reducir el ruido, entre otros parámetros con margen de mejora en los que las marcas están trabajando

El reto consiste en ofrecer buenos resultados cuando las condiciones de captura no son las óptimas. Y una forma eficaz de incrementar la sensibilidad nativa del captador y reducir el ruido requiere aumentar el tamaño de los fotodiodos, que son las celdillas del sensor que se responsabilizan de capturar la luz, aunque sea a costa de reducir la resolución. Esta es la estrategia utilizada por muchas marcas actualmente en sus cámaras, aunque no es la única. A menudo también mejoran las técnicas de fabricación de sus sensores y optimizan su arquitectura para que rindan mejor cuando las condiciones ambientales no son propicias.

5 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *